domingo, 11 de julio de 2010

Salvación

No recompuse ninguno de los trozos en los que me desintegré. Nadie me ayudó a hacerlo; los cristales cortaban demasiado por unirlos uno a uno sin levantar heridas y desparramar sangre por el suelo.
Anoche bajo el edredón de plumas mi cuerpo se agitaba con fuertes espasmos... el frío hizo acto de presencia en mi habitación, entró sin llamar y se acomodó dulcemente entre mis manos y mi alma. Un aire gélido siseaba por debajo de la puerta clamando una salida por la que escapar al mundo sin fin.
Mis manos, escondidas debajo de la almohada, auyaban un grito ahogado que tan sólo mis terribles sueños pudieron escuchar. Ansiban salir de su escondite y alcanzar esa colina empinada en la que tú estás... inmóvil y sereno. Todo en vano... no sé explicar a mis manos aquello que es imposible en la realidad, no puedo engañar y ocultar verdades que arañan el alma; aunque sí puedo engañarme a mí misma cada vez que me miro en un espejo.

No hay explicación que valga, nadie me escucha al otro lado del cristal... nadie me sostiene con hilos invisibles para ayudarme a mantener, al menos, los pies a un centímetro del suelo de Santiago.
Sueño sin remedio, con locura y desenfreno... imagino irrealidades, fabrico utopías que arrancan de cuajo cada ilusión mantenida y alimentada por absurdas y falsas quimeras.
Mi cuerpo en mil pedazos en inservible, una simple carga que pesa más que una losa de piedra enmohecida. En cada paso que doy pequeños cristales se clavan en mis pies... creí haber borrado todo rastro de mi existencia. ¿Encontraste algún cristal por cada esquina, por cada gris calle? Guárdalo.
Esta noche cerraré los ojos, abriré las manos, soñaré despierta y explicaré por qué te sueño mientras grito:
¡¡...Sálvame de mí...!!
_________________________
No hay puzzle que valga
ni palabra que cure cada herida.
No hay alivio que calme la sangre derramada.
No pude pegar ni un sólo cristal,
ninguno encajaba;
por eso tengo que construírme de nuevo,
crear otro mundo onírico,
palabras nuevas que evoquen deseos escondidos.
Dejaré de ser frágil para convertirme
en alguien duro como una roca;
nunca debí mostrar al mundo mis debilidades,
mis penas, mis sueños más profundos,
mis ácidas lágrimas...
que al explotan agujereaban el suelo.
Todo eso lo usaron en mi contra.
....Tocada y hundida...


love, mucho love.
Saroneh

4 comentarios:

  1. me gusta mucho como escribis, regresare a leerte.

    un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  2. Muy buenas las fotos! I muy originales!
    Me gusta el estilo de tu blog
    te sigo :)
    mr haria mucha ilusion que me sigas :P
    te invito a q vsites mi blog:
    http://blueisfashion.blogspot.com

    xoxo

    ResponderEliminar
  3. bonito texto:)
    me encanat oasis!!!
    un besito

    ResponderEliminar